¿Somos responsables en el uso de aplicaciones móviles?